Tag Archive | Todos tenemos una historia en el pasado

TODOS TENEMOS UNA HISTORIA EN EL PASADO, por Walter Sanchez

Capitulo XV

Todos tenemos una historia en el pasado.

“…el que de vosotros este sin pecado sea el primero en arrojar la piedra contra ella” (Juan 8:7)

Los seres humanos estamos enmarcados en tres etapas en la vida  que son inevitables y que quieramos o no pasaremos por ellas: pasado, presente y futuro, cada una dejara indudablemente su contenido y su marca en cada uno de nosotros.

Tal es la individualidad, tal es tambien la experiencia que a cada uno le toque vivir. Cierto es obviamente que el pasado es sin lugar a dudas la etapa mas marcante y que queda grabada a fuego en el subconciente, en el alma de cada individuo, protagonizando en muchos casos el presente y aun el futuro de las personas.

Lamentablemente en mucha gente el pasado es el arquitecto del presente, construyendo en muchos casos, vidas fracasadas, vacias, solitarias, enfermas y sin esperanzas, simplemente porque no supieron o no lograron detener el pasado y este ha venido ha ser el protagonista de su presente, trayendo un sin fin de experiencias dolorosas y frustrantes que las personas no han dejado atras y conviven con ellas y las arrastran durante toda su vida, como si caminaran tirando de un baul lleno de cosas viejas.

Talvez al leer este articulo le paresca familiar esta situacion o quizas conosca a alguien que vive de esta manera, es facil de percibir  porque esta persona siempre esta hablando de su pasado, contando hechos o historias pasadas e inclusive algunas se quedan viviendo en su pasado.

El tema que nos convoca hoy es principalmente sobre las personas que son juzgadas o catalogadas por su pasado y que la sociedad en que viven, o sus allegados o parientes, son los que han colocado sobre ellas un rotulo  que las identifica como el producto o el resultado de lo que alguna vez hicieron o fueron y que los ha marcado para siempre, formando parte de su propia identidad.

Cuantas personas sufren un estigma que los ha condenado a vivir una vida amargada y triste, por el simple hecho de haber cometido un error en su pasado que ha puesto sobre ellos una carga emocional y psicologica que los ha llevado a sufrir constantemente el asedio de aquellos que se creen perfectos y mejores y se levantan como jueces delante de sus semejantes apuntando con su dedo acusador  a aquellos que han tenido la fatalidad de vivir un pasado lastimoso y que talvez no tuvieron otra opcion o alternativa mejor undiendose en un mar de lodo que los ha ensuciado toda la vida y de haber tenido una oportunidad, talvez nunca hubieran elegido eso.

En nuestra vocacion de lideres espirituales, muchas veces oimos testimonios de vida de personas que por largos años han sido crucificadas por su pasado, ya sea por errores cometidos o desiciones equivocadas que los han tenido encadenados a una existencia de angustia constante y dolor sin igual.

Los que juzgan , acusan y apuntan con el dedo a aquellos que por una fatalidad cometieron errores en su pasado, a estos primeros los juzgara Dios, porque no son puestos para juzgar a nadie.

Los que tuvieron una mala experiencia en la vida, fallaron o tomaron una desicion equivocada, quiero decirles que hay esperanzas, hay buenas noticias, Dios perdona y transforma a aquellos que reconocen sus pecados, se arrepienten y piden perdon, para estos hay una puerta  abierta delante que los conduce por un camino nuevo, dejando el pasado atras para siempre, “en cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que esta viciado conforme a los deseos engañosos, y renovaos en el espiritu de vuestra mente y vestios del nuevo hombre, creado segun Dios en la justicia y santidad de la verdad, ” (Efesios 4:22-24).

Esto implica un cambio de actitud, de conducta, de pensamiento y un nuevo estilo de vida, basado en la palabra de Dios, que producira cambios paulatinos en la vida de la persona.

En cuanto el proceso de cambio comienza, es importante que tomemos conciencia de que la palabra de Dios tiene el poder de transformar vidas, por lo que es necesario programar la nueva mente por medio de la declaracion y aceptacion por medio de la fe de lo que la biblia confiesa, “de modo que si alguno esta en Cristo, nueva criatura es , las cosas viejas pasaron, he aqui todas son hechas nuevas” (2da. Corintios 5:17).

Todos tenemos una historia en el pasado, la diferencia esta en que algunos la hemos enterrado y otros conviven con ella, el pasado es como un muerto que una vez fue pero que ahora no es, el problema esta en que hay quienes se empeñan en revivir esos muertos y viven con ellos como si estuvieran vivos y por esta razon es que no viven una vida plena, pero el deseo de Dios es que enterremos el pasado porque esta muerto y vivamos el presente y el futuro glorioso que Dios tiene para nosotros, “Jesus le dijo: sigueme, deja que los muertos entierren a sus muertos” (Mateo 8:22).

Dios nos ama a todos, independientemente del pasado que hallamos tenido, el amor de Dios es tan grande que a el no le importa lo que hallamos hecho antes, el siempre esta dispuesto a perdonar y a borrar la mancha del pasado con su sangre. Los ojos de Dios cuando te miran solo ven un hermoso tesoro, porque eso es lo que somos para El, “porque cinco maridos has tenido y el que ahora tienes no es tu marido, esto has dicho con verdad” “venid, ved a un hombre que me ha dicho todo cuanto he hecho…” (Juan 4:18,29).

Si tu eres de las personas que han sido marcadas no solamente por el pasado, sino tambien por quienes te han juzgado, te han abandonado , te han menospreciado o te han dejado de lado, sacudete el polvo del pasado y toma una nueva actitud, enfrenta con valor el presente y comienza a edificar tu futuro y creeme no estas solo en esta nueva caminada, Dios esta contigo y te dara fuerzas nuevas, para que puedas soportar los embates que la vida te pueda traer.

Es importante que pongas un punto final a todo eso , olvides el pasado y comiences una nueva vida con la certeza de que el que te creo, quiere lo mejor para ti, “…olvidando ciertamente lo que queda atras, y extendiendome a lo que esta delante” (Filipenses 3:13).     

FIN